Día de la Agricultura Nacional: la consolidación de una marca país que espera seguir creciendo

 

En su día, la agricultura argentina tiene, después de mucho tiempo, motivos para festejar. Acaba de pasar una cosecha inédita de granos gruesos, y el trigo renueva aún más las esperanzas.

Un 2 de julio de 1948 se sanciona la Ley de Arrendamientos y Aparcerías Rurales que posibilitó que los pequeños arrendatarios accedieras a la propiedad de la tierra. En ese momento, se benefició a unos 78.000 con esa medida.

En ese mismo año, se fabricó en el país el primer tractor del cono sur llamado Pampa, que puso al país en la vanguardia tecnológica agraria. Desde entonces, el país quedó relacionado firmemente con la producción del campo.

Hoy, la agricultura en la Argentina significa una fuente casi inagotable de empleo a lo largo y ancho del país, además de uno de los pilares de la economía, por el fuerte impacto que tienen en ella las exportaciones.

Particularmente este año, se para frente a un panorama absolutamente distinto al que acostumbraba: finalmente, y en un contexto complejo, esta actividad vio el repunte que los productores argentinos necesitaban.

Tras el duro golpe de la sequía del año pasado, la peor en cincuenta años -explican los especialistas-, la campaña de fina 2018/19 renovó el aire, con una cosecha récord de 23,1 millones de toneladas de trigo y cebada, un 9% más importante que la anterior.

Eso se tradujo en un aporte de 3.875 millones de dólares a la balanza comercial del país. Desde entonces, ya las buenas perspectivas para la gruesa daban que hablar. Así, el 2019 recibió a Argentina con la posibilidad de tener a los tres cultivos más importantes en el podio de la producción.

Es que a una buena campaña de fina se le sumó la cosecha récord de granos gruesos. La cosecha de maíz rompió la barrera de los 50 millones de toneladas, algo que parecía imposible, según la BCR. Y en un mes, de mayo a junio, subieron las estimaciones en 2 millones de toneladas.

Para la soja, las perspectivas eran similares, y los resultados también. Sin embargo, de los 57 millones que se estimaron en mayo, el mes siguiente se redujo el volumen de cosecha a 56,5 para la oleaginosa. La causa: el temporal de lluvias que sufrió la provincia de Chaco.

Aún así, se da el récord histórico para trigo, soja y maíz, y la fina espera recolectar este año unas 24,6 millones de toneladas, un 6% más que la campaña pasada. Con ese panorama, la Argentina ve en la agricultura un futuro promisorio, de la mano de la tecnología que está arrasando en el país y la inversión de los productores que, poco a poco, y tras los buenos resultados, está apareciendo.

Así, solo queda disipar, en un año complejo para hacerlo, la incertidumbre política y económica, para destrabar el amplio futuro agrícola que presenta el país.







July 2019
Mo Tu We Th Fr Sa Su
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31 1 2 3 4
El tiempo - Tutiempo.net

© 2018 Actualidad Productiva